Libertad Religiosa

La libertad Religiosa y la Iglesia Adventista del Séptimo Día

Colombia, desde la constitución aprobada en 1991 consagró la libertad e igualdad religiosa. Se pasó de un Estado confesional, a un Estado Aconfesional, Pluralista, Democrático y Social de Derecho. La Constitución actual enfatiza la igualdad ante la ley de todas las iglesias y confesiones religiosas. El artículo 19 de la Constitución consagra de manera explícita la libertad religiosa, al manifestar que “Toda persona tiene derecho a profesar libremente su religión y a difundirla en forma individual o colectiva. Todas las confesiones religiosas e iglesias son igualmente libres ante la ley”.

Durante más de un siglo, los adventistas han sido promotores activos de la libertad religiosa. Reconocen la necesidad de defender la libertad de conciencia y de culto como un derecho humano fundamental, en armonía con La Declaración Universal de los Derechos Humanos de la Naciones Unidas y la Constitución Colombiana.

Los adventistas creen que la libertad religiosa es un derecho dado por Dios. Creemos que Dios en su infinito amor por la raza humana nos dio libre albedrío para que cada ser humano tenga el poder de elegir y tomar sus propias decisiones.

Los adventistas creen que la libertad religiosa es un factor importante para la paz y la seguridad y es la mejor forma de enfrentar la intolerancia religiosa. Animamos a las personas de diferentes denominaciones religiosas a respetar las creencias de cada persona y trabajar juntos por el bienestar de todos.

Los adventistas son conscientes que en promover, defender y proteger la libertad religiosa, contribuyen a que exista un mundo mejor donde la discriminación, la injusticia, y la opresión no deben ser tolerados. Animamos a los líderes políticos de Colombia a realizar todos los esfuerzos necesarios para defender la libertad e igualdad religiosa en Colombia de acuerdo a nuestra Constitución.