fbpx

Cómo protegerse del coronavirus

Para el día 2 de febrero, la epidemia del coronavirus, que tuvo inicio en la ciudad de Wuhan, en China, ya había afectado a 16.480 personas y causado 304 muertes (todas en China, con excepción de una, en Filipinas). Ocho casos fueron diagnosticados en los Estados Unidos y 15 están siendo investigados en Brasil. Todos ellos están, de cierta forma, relacionados con viajeros que estuvieron en el territorio chino.

El coronavirus es parte de la misma familia del virus SARS, acrónimo en inglés para el Síndrome Respiratorio Agudo Grave, que afectó a China, principalmente a la ciudad de Hong Kong, entre 2002 y 2003. En esa ocasión, 1.700 personas fueron infectadas y 253 fallecieron. Yo trabajaba en Hong Kong en esa época y el miedo al contagio era grande. Todos usaban máscaras y evitaban lugares cerrados con gran concentración de personas. ¡Sobreviví!

Durante el periodo en el que estuve en la ciudad asiática, también tuve la necesidad de adherirme al uso de máscaras (Foto: Archivo personal).

El virus que está causando esta nueva epidemia, que tuvo inicio al final del año pasado, se llama 2019nCoV (2019 Novel Coronavirus) y es transmitido por una persona contaminada a través del contacto nasal o por la boca. La transmisión ocurre por gotas que son expelidas durante el estornudo o la tos. Los síntomas no son específicos y se parecen al del resfriado común, tales como tos, dolor de garganta, y nariz que gotea. La falta de aire también es un síntoma frecuente.

Los investigadores creen que hay más de 100 mil personas en todo el mundo que fueron contaminadas por él. Entonces, debe haber un cuidado global en varios países donde alguien haya sido diagnosticado con el virus. La mayor prevención aún es evitar el contacto con contaminantes que vengan de China, especialmente de la ciudad de Wuhan. El periodo de incubación es de 2 a 14 días. Este es el periodo para evitar el contacto con los probables contaminados.

Lea también:

Precauciones

Como la epidemia está tomando proporciones internacionales, las precauciones de prevención deben ser aplicadas en todas las poblaciones. Y son las siguientes:

  • Lavarse las manos con frecuencia;
  • Evitar colocar las manos en la nariz, la boca y los ojos;
  • Usar alcohol en las manos después de abrir picaportes de puertas;
  • Proteger el rostro cuando se tose o estornuda, intentando usar el brazo doblado y hacerlo bajo el codo;
  • Usar máscaras cuando se esté enfermo o en ambientes donde haya otras personas.

La mayoría de las muertes son de personas ancianas o que tienen algún problema en su sistema inmune. Entonces, además de los factores de prevención mencionados antes, es necesario añadir factores generales del estilo de vida:

  • Estar en ambientes abiertos la mayor parte del tiempo;
  • Evitar elevadores (durante la epidemia del SARS, una persona contaminada estornudó en el elevador del hotel y todos los que estaban allí fueron contaminados y luego fallecieron);
  • Evitar grandes concentraciones de personas en lugares cerrados como teatros, cines, auditorios, etc.;
  • Usar máscaras de protección al estar en estos lugares, principalmente si la epidemia se vuelve predominante en el país.

Estilo de vida diferente

Un estilo de vida equilibrado también es fundamental. Por ejemplo:

  • Dormir, por lo menos, 7 horas por noche;
  • Beber, por lo menos, 6 vasos de agua por día;
  • Tener una alimentación más vegetariana con, por lo menos, la mitad de las comidas con frutas o verduras; evitar los carbohidratos refinados, especialmente el azúcar, y disminuir el consumo de carnes en general, principalmente la carne cruda, pues el virus se originó de esta forma. Alguien consumió carne cruda contaminada de algún animal, probablemente frutos del mar, y comenzó a tener esta enfermedad. El virus fue transmitido de los animales al ser humano;
  • Hacer ejercicio diariamente, pero no abusar. En general, los corredores de maratón tienen una supresión del sistema inmune;
  • Evitar el alcohol y el cigarrillo, especialmente la marihuana, la cual también puede deprimir el sistema inmune;
  • Estar fuera de casa y de la oficina tanto como sea posible;
  • Finalmente, el consejo más importante es este: relájese. Mantenga el estrés bajo control, practique actividades relajantes que colaboren al control del estrés, lo cual también activará el sistema inmune. Esté en paz con Dios y tenga una vida espiritual equilibrada.

“No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia” (Isaías 41:10).

Publicar un comentario